El nuevo concepto del lujo honesto

La sostenibilidad está resultando clave en la industria del lujo. Y es que la responsabilidad con el medio ambiente ya es un must tanto para compañías medianas como para grandes corporativas.  Así, el clásico usuario, jamás hubiese tenido en cuenta factores como los que hoy resultan determinantes ante la adquisición de un producto o servicio. ¿Preparados? ¿Listos? ¡ALAWA!

Cuando hablamos de productos de lujo, hablamos de durabilidad, calidad y valores éticos, algo que se ha ido perdiendo con los años en una industria masiva que solo quiere producir de forma desmedida.

Pero no todas las marcas funcionan así, cada vez son más las empresas que siguen el camino de la sostenibilidad y el ecologismo, preocupándose por su huella en el mundo, ya sea debido a una convicción personal o como estrategia de mercado, como es el caso de muchas multinacionales.

El nuevo concepto de lujo honesto abarca una corriente cada vez más popular. Un nuevo modelo en el que prima la calidad, autenticidad y valores, detrás de una marca que se ocupa del cliente, mostrando sin trampas ni secretos de fábrica, qué hay detrás del producto.

 

¡Y esto mismo ocurre a la inversa! para el consumidor actual, es importante saber de dónde viene el producto, en qué condiciones es elaborado y si el proceso resulta o no sostenible para el planeta.

Desde ALAWA, apostamos por un lujo que tiene más que ver con el ser,  que con el tener, ofreciendo artesanía y diseño al alcance de muchos y garantizando una elevada calidad en trajes de baño hechos en Europa, procurando un impacto menor en el medio ambiente y trabajando con políticas de comercio justo tanto en recursos como en empleados.

Y es que el nuevo consumidor busca transparencia, y sin duda dará la espalda a aquellas corporativas que no se comporten según los valores fundamentales de la sociedad y fluyan con la conciencia colectiva. Un cambio inminente ante la existencia de un nuevo consumidor responsable que pone las normas, buscando sostenibilidad, ecologismo y respeto al medio ambiente, todo a un precio amable para el bolsillo.

Muchas veces, la sostenibilidad y el buen hacer implica un coste más alto en valor absoluto, pero también mayor durabilidad que a veces poco tenemos en cuenta a la hora de comprar. También nos conciencia en comenzar a salirnos poco a poco de esa cultura destructiva del “use y tire”, tanto en lo personal como en las cosas que uno adquiere. Comprar con conciencia, cuidar y apostar por las cosas duraderas y no tanto por la moda pasajera. En la “era de la inmediatez” esto parece una utopía, pero cada vez son más los que priman el comprar con conciencia y el valorar el modo en que están hechas las cosas.

No es fácil llegar a todos esos objetivos a corto plazo, y se requiere de buenas herramientas de gestión y un plan muy elaborado, pero hoy en día ya es una exigencia del mercado y desde ALAWA sentimos como deber sensibilizar a la población sobre las ventajas de una compra sostenible.

Todo un reto que debemos afrontar de forma conjunta, adoptando esta filosofía tanto a nivel empresarial como a nivel de usuario, y es que el consumidor también tiene su tarea y compromiso.

Nos encontramos ante una etapa de transición, pero sin duda, el comercio y consumo responsable son necesarios y abrirán puertas a mejores y mayores mercados. Y es probable que las empresas sostenibles se valoren más a largo plazo, pero la ética debe llevarnos por ese camino tanto a vendedores como a compradores, comprometiéndonos cada día más con la protección del patrimonio medioambiental y un comercio honesto y consecuente.

 

Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *